Residuo 0
Tras las cámaras de mi tienda ¡Hola Granel!

Desde que abrimos la tienda tenía en mente esta entrada, ha pasado casi un año de la apertura y aunque todos los días son un aprendizaje, nos sentimos muy contentos de poner nuestro granito de arena para construir el futuro que queremos.

Desde mi punto de vista, como consumidora, me encanta saber más sobre los sitios donde compro y sus valores, por eso me pareció interesante contarte más a fondo sobre las cosas que no se ven de una tienda a granel, me refiero a nuestra tienda en Calahorra. Es un poco largo, pero te prometo que vale la pena:

• • • • • • • • • •

¿Conocemos a los productores y la procedencia de nuestros productos?

Conocemos a algunos productores, más no todos. En cuanto a los proveedores, sí que conocemos a varios y siempre que se pueda, nos gusta tener la posibilidad de conocer sus instalaciones, métodos de producción, etc. Queremos estar seguros del tipo de productos que vendemos y sobretodo, saber qué clase de empresa estamos apoyando con nuestra compra.

Por eso, en la medida de lo posible, a la hora de elegir nuestros proveedores, intentamos aplicar 5 normas:

1. Que sean lo más locales posibles, tanto el proveedor como los ingredientes utilizados para la producción del producto final. Esto ayuda a impulsar la economía local, reducir costes de transporte y claro, ¡minimizar nuestra huella de carbono! En un mundo tan globalizado como en el que vivimos ahora, nos hemos acostumbrado a ampliar nuestro menú y preferencias culinarias con productos que no son locales, por ejemplo, nuestras legumbres son españolas, pero la soja no… no es porque lo queramos así, sino que simplemente es un producto que no se produce en España. Las frutas y verduras, procuramos elegir productos locales y de temporada, incluso, si tenemos oportunidad, vamos a elegirlos -y recogerlos- nosotros mismos.

2. Que tengan también productos ecológicos o con la menor cantidad de ingredientes “feos” posibles, tratamos de evitar el azúcar refinada, conservantes y aditivos, y decimos ¡no, gracias! a la grasa de palma y a productos de origen animal. Aunque manejamos productos tanto de agricultura tradicional como ecológicos, preferimos lo segundo… no solo pueden ser más saludables por tener menos pesticidas tóxicos, sino que se producen de manera más amigable con el planeta y son menos contaminantes.

3. Que no tengan plástico ni envases innecesarios, esta es una nuestras mayores prioridades, de hecho, no vendemos algunos productos que la gente nos pide simplemente por el hecho de venir en envases plásticos. Procuramos buscar alternativas y a la vez, complacer a nuestros clientes.

4. Que ofrezcan productos sin gluten, sin azúcar, veganos, sin alérgenos… yo personalmente soy intolerante el gluten, vegana y con otras intolerancias, así que sé por mi propia experiencia lo que es buscar y comprar alimentos aptos para mis necesidades. No se trata de moda, sino de que todos tengamos a nuestro alcance alimentos adecuados, sanos y que se adapten a nuestros requerimientos. Tampoco son alimentos muy fáciles de conseguir, sobretodo si queremos seguir las 3 normas anteriores, pero sí que hacemos el mayor de nuestros esfuerzos y esperamos que cada vez se puedan estén disponibles más opciones.

5. Que tengan un precio justo, tanto para nosotros como tienda minorista, la ganancia del productor, del proveedor y el precio final para nuestros clientes. Sabemos que algunos comercios se aprovechan del sello ecológico o sin gluten, para inflar el precio de los productos y eso nos parece muy mal. Nosotros procuramos dejar un margen fijo de ganancia y eso nos permite ofrecer precios bajos en muchos de nuestros productos.

¿Cómo manejamos el tema de las bolsas y empaques plásticos?

Para mí, no tiene ningún sentido vender a granel y dar bolsas plásticas, es una total incongruencia. La tienda está totalmente enfocada en consumo responsable, reducción de residuos y alimentación sana; así que desde ese punto de vista, usar bolsas plásticas:

1. Crea más residuos.
2. No es precisamente muy sano, ¿por qué? por el simple de hecho de que hoy en día se sabe que el plástico es cancerígeno. Además, si te preocupa la salud del planeta, seguramente sabrás que las bolsas plásticas son el “monstruo” número uno en la contaminación de mares, y representan una grave amenaza contra la fauna (especialmente la marina). También creamos nuestra propia campaña que se llama desplastifícate.

Por eso es que tomamos varias medidas:

1. Para servir nuestros productos usamos bolsitas de papel.
2. Motivamos a nuestros clientes a traer sus propios envases: bolsas de tela, botes de vidrio, recipientes e incluso, hay quienes traen bolsitas para reusar (tanto de plástico como de papel). Ofrecemos un descuento por traer envases para rellenar y tratamos de explicar a la gente la importancia de rechazar y reducir.
3. Para llevarse la compra, tenemos bolsas de papel con asa y las cobramos, eso hace que a la gente le duela más y al final, muchos optan por irse sin bolsa.
4. Vendemos nuestras propias bolsas de tela, y adicionalmente ofrecemos descuento por venir a comprar con ella.
5. Pedimos a nuestros clientes que nos donen las bolsas que les sobren, aceptamos todo tipo de bolsas y las usamos para servir frutas y verduras, solo cuando es realmente necesario. Nos encanta cuando nos dicen: ¡sin bolsa por favor! traigo la mía.

¿Tomamos algún tipo de medida adicional para reducir residuos?

¡Claro! como ya mencioné, procuramos que nuestros productos no tengan plástico ni envases innecesarios, pero hay algunas cosas de las que compramos a granel que sí que vienen en bolsa plástica, en esos casos, intentamos pedir más kilos y así se reduce la cantidad de empaques.

También tenemos proveedores que nos dan la opción de elegir si preferimos saco de plástico, de papel o de rafia e incluso, si queremos el logo impreso en la bolsa, lo cual es genial porque así también se evita el uso de tintas contaminantes.

Otra acción que tomamos es que ¡reutilizamos todo! Guardamos las bolsas, sacos y cajas en donde llega la mercancía y las reaprovechamos para diferentes cosas.

En cuanto a las cajas de frutas y verduras, las cajas de madera las devolvemos al proveedor (aunque no nos ofrezca descuento por ello) para ser reutilizadas. Las cajas de cartón, hubo una temporada en que las donábamos a Cáritas (ellos las venden por peso), pero de un tiempo para acá, nos han pedido que no les llevemos más porque ocupan mucho espacio en el camión, así que ahora las tiramos al contenedor correspondiente.

Damos la opción de no dar el ticket de compra (no se imprime) y eso evita el uso de papel innecesario y tampoco imprimimos cartelería, hacemos uso de las redes sociales, pizarras y hasta de las paredes de la tienda.

Con respecto a la comida, casi todo lo que vendemos son productos no perecederos, aunque intentamos comprar las cantidades justas para evitar que algo se dañe y así también tener productos más frescos. Con las frutas y verduras, a veces pasa que no todo se vende o que se va poniendo un poco feo, así que lo ponemos en descuento, también optamos por llevarlo a casa, regalar a familia o amigos… y es que, aunque una fruta se vea un poco arrugada, no significa que esté mala.

• • • • • BONUS • • • • •

¿Por qué abrimos una tienda a granel?

Justamente en nuestra zona existía una ausencia total de este tipo de tiendas, una tienda enfocada en consumo responsable, reducción de residuos, alimentación sana… dejando de lado las compras de envasados con mil ingredientes feos, poco amigables para nuestra salud o la salud del planeta.

Nos encanta la idea de poder ayudar a que nuestra comunidad gane en salud y en consciencia. De que es posible cuidarse, comer rico y al mismo tiempo ser consumidores responsables y cuidar al planeta. Comprar justo lo que se necesita, evitar el despilfarro… tantas cosas que son a la vez: simples, bonitas y que deberían ser de sentido común.

Todo con la misma raíz del blog y de mis valores personales: vivir (y enseñar a vivir) de forma más sostenible y saludable.

¿Por qué es mejor comprar a granel?

1. Reducción de residuos, ¡sí! ya sé que sueno como un disco rallado, pero es ¡impresionante! cómo hoy en día todo viene en plástico o sobre empacado y si cambiamos este tipo de compra por granel, los plásticos y envases de nuestra basura desaparecen de forma drástica y ¡el planeta lo agradece!
2. Alimentación variada y equilibrada, porque al poder comprar al peso y justo lo que se necesita, tenemos la posibilidad de probar muchas más cosas y no quedarnos una semana comiendo 1kg de lo mismo.
3. Presupuesto ajustado, el comprar solo lo necesario permite alargar el presupuesto familiar.
4. Menos despilfarro, y es que al no estar obligados a comprar paquetes con cantidades específicas, es obvio que la comida no se perderá, al menos no con tanta facilidad.
5. Consumo consciente, porque se compran ingredientes naturales y no productos procesados, sin empaques, a un comercio local con productos de proximidad y con fuertes valores de sostenibilidad.

• • • • • • • • • •

¿Qué puedo decir? amamos nuestra tiendita ¡Hola Granel! y todas las demás tiendas a granel, porque es genial llenar la despensa en botecitos de cristal, ver todo bien ordenado y de forma tan bonita que hasta parece sacado de una revista. Y de paso, saber que fue una compra sin residuos ¡ganar y ganar por todos lados!

Y a ti ¿por qué te gusta comprar a granel? ¿algo más que quieras saber?

Un Comentario

  • Maria Isabel Borden G.

    23 agosto, 2017

    Este articulo refleja lo mucho que te importa el bienestar de Calahorra, sus pobladores y los demás que rondamos el mundo. Gracias por tu trabajo y entusiasmo al crear conciencia de como amar a nuestro planeta

    Responder

Deja un comentario