Recetas
Jarabe de aloe vera: receta de las abuelitas

A veces nos volvemos locos buscando el remedio adecuado sin darnos cuenta de que lo tenemos a nuestro alcance. Yo he venido usando uno en particular desde que era bebé y ahora que aún estamos en invierno y se viene la primavera (lo que para mi significa alergia) creo que es buen momento para compartir la receta del jarabe de aloe vera que me ha curado la tos durante tantos años.

Cuando era pequeñita, me dió una tos terrible que no se me quitaba ¡con nada! Mi mamá estaba desesperada, además de que no dejaba dormir a nadie en mi casa. Estuve 9 meses seguidos con tos. Mi tos tiende a ser muy fuerte y seca, del tipo realmente molesta de escuchar y claro, aún peor el tenerla.

Me llevaron a varios médicos, remedio tras remedio pero nada parecía curarme la tos hasta que le recomendaron que me llevara con un tal Dr. Tatá. Sí, lo sé ¡¿Dr. Tatá?! no suena a médico de verdad pero sí que lo es.

El  Dr. me mandó suero fisiológico y el famoso “jarabe de las abuelitas”… ¡¿jarabe de las abuelitas?! ¡sí! jarabe de aloe vera.

Y esta fue la solución para mis 9 meses de tos, y desde entonces se ha convertido en mi jarabe por excelencia. Es el único jarabe que uso para la tos y también para mis épocas de alergia y asma, siento que me ayuda a limpiar mis vías y por lo tanto, a respirar mejor.

planta aloe

Pero antes de darte la receta déjame explicarte por qué es tan maravilloso, el secreto está en sus ingredientes:

Aloe: elimina hongos y virus. Tiene efecto analgésico y  acción anti-inflamatoria. Protege el sistema inmunitario.
Cebolla morada: colabora en el tratamiento de enfermedades como asma, sinusitis  a la vez que ayuda a combatir infecciones. Tiene un efecto expectorante muy bueno por lo que es ideal para tratar la tos, resfrío y alergias.
Rábano: antioxidante, rico en vitamina C y antibacteriano. Alivia los síntomas de gripes y refriados y acelera la recuperación. Ayuda a combatir la fiebre.
Orégano orejón: anti-bacterial, antioxidante, anti-hongos, anti-inflamatorio, anti-histamínico (para ayudar en el tratamiento contra la alergia). Estimulante inmunológico que combate enfermedades respiratorias y se usa para tratar la congestión nasal y pulmonar.
Brandy o coñac: expectorante.
Miel (opcional si no eres vegano): minimiza las alergias, estimula el sistema inmunológico.
Jarabe de arce (opción vegana de la miel): anti-bacterial, antioxidante.

Jarabe de aloe vera o sábila

oregano orejon

Ingredientes:
4 pencas de aloe vera o sábila
4 hojas de orégano orejón, lavadas y enteras (fuera de Venezuela me ha sido imposible de conseguir así que las omito)
4 rábanos (si son muy grandes, con 2 será suficiente)
2 cebollas moradas
1 taza de brandy o coñac, mi mamá siempre me dice: “del bueno”, pero la verdad yo le pongo cualquiera y funciona exactamente igual.
Miel o jarabe de arce (opcional y al gusto). Se supone que ayuda a mejorar el sabor del jarabe.

Instrucciones:
1. Lava las pencas de aloe, quita la piel, pícalas en trozos y ponlas en un frasco de vidrio transparente.

aloe

2. Lava los rábanos y las cebollas. Quita la piel a las cebollas y corta todo por la mitad.

rábanos y cebollas

3. Coloca todos los ingredientes, incluyendo el brandy, sin licuar en un frasco. Muy importante que sea de vidrio, para que se conserve mejor. No te olvides de añadir el orégano orejón en caso de que tengas.

mezclar todo

4. Tapa el frasco con un pañito delgado, yo utilizo tela para hacer quesos y lo cierro con un elástico. Deja reposar por unos 4 días. Lo puedes dejar en alguna esquina en la cocina, pero que no sea dentro de ningún mueble para que pueda “respirar”.

macerando

5. Pasados los 4 días retira los vegetales, dejando adentro las hojas de orégano orejón (si no lo usaste entonces te quedará sólo el líquido). Retira el pañito y ahora sí puedes cerrar el frasco con su tapa.

Si quieres, puedes añadir un poco miel o jarabe de arce a tu gusto. Yo en lo personal lo prefiero purito.

Para que se conserve mejor o si no lo vas a consumir tan rápido, lo mejor es ponerlo en la nevera y así durará más tiempo.

Dósis: Para niños, 3 cucharaditas al día. Para adultos, 3 cucharadas al día.

Lo que la gente suele preguntarse con esta receta es sobre el brandy o coñac, especialmente por los niños. Se lo pueden dar sin problemas, ya que al estar 4 días prácticamente destapado, el alcohol se evapora.

Honestamente, en tiempos que no he tenido aloe, he probado otros remedios pero este ha sido el único que no me ha defraudado. Ya siendo adulta me volví asmática y falta que haga un poco de frío para que comience a toser, así que prefiero no esperar mucho a los síntomas para ponerme manos a la obra.

Y como si el jarabe no fuera suficientemente maravilloso, también tiene la ventaja de ser residuo casi cero.

Y tú ¿tienes algún otro jarabe para la tos que te funcione? 


La imagen del orégano orejón la tomé de aquí. /

Deja un comentario