Residuo 0
Desplastifícate: +7 tips para decirle chao a los plásticos

Hace unos días, pinté con tizas una de las paredes de la tienda, quise aprovechar el espacio para hacer mi propia campaña de concienciación acerca del uso de los plásticos, concretamente las bolsas. Cabe destacar que esta es una campaña (por no decir guerra) que tengo montada constantemente desde hace años. Total que la pared ha gustado mucho (y yo brincando en una pata jaja), así que en honor de la palabrita que más pegó, decidí llamar a la campaña “DESPLASTIFÍCATE”.

Nosotros abrimos nuestra tienda de alimentos a granel y sin plásticos hace poco más de tres meses, pero antes de eso, Calahorra prácticamente no contaba con más opciones para comprar a granel. Alguna legumbre en el mercado de los jueves y algún fruto seco en un par de fruterías, pero no mucho más que eso.

Usualmente, la falta de opciones a granel tiende a ser el principal frenazo a la hora de reducir la pila de plásticos, para mí es una cuestión de ser conscientes de lo que generamos y tener sentido común (que a veces no es tan común). Pero en cierta forma es como un reto que nos permite ir en continua evolución, siempre habrá alguna ventana para el cambio y posibilidades de mejorar, y eso me parece muy bonito : )

Por mucho tiempo habían cosas que no compraba (y aún no compro) simplemente por su empaque, otra cosa que hacía es que cuando iba a otras ciudades como Barcelona, Logroño o Zaragoza, aprovechaba el viaje y me traía cosas de ahí porque tenía la opción de comprarlas a granel. Lo admito  ¡me sentía en el paraíso!

Una de las razones que me llevó a abrir la tienda fue justamente esa falta de oferta de productos a granel en mi zona, y el horror que siento al ver como casi todo tiende a venir sobre empaquetado; plástico, tras plástico y más plástico, y de una forma tan innecesaria, como por ejemplo cocos o sandías enteras envueltas en film transparente, y todo lo que son alimentos de despensa… ¡adivina!… ¡en empaque plástico! ¿Qué pasó con las bolsitas de papel? cuando yo era niña e incluso hasta hace no demasiado tiempo, muchísimos productos de despensa venían en unas bolsas de papel grueso y de repente hoy, vamos al super a comprar y casi todo está “plastificado”.

Es difícil, es como nadar a contracorriente, pero te puedo asegurar que a pesar de ser súper frustrante no contar con opciones, aún hay otras formas de reducir la cantidad de residuos que producimos y el número de productos que compramos envasados. Créeme ¡no hay excusas! y esto te lo digo con toda honestidad y porque sé que no todos tienen la fortuna de contar con tiendas a granel u opciones más sostenibles, muchas veces, depende más de nosotros que de factores externos.

Y ojo, que yo estoy lejos de estar en un punto de confort, y la verdad es que pensando mientras escribo, creo que nunca lo estaré, supongo que eso es algo bueno porque entonces constantemente estaré buscando formas de superarme a mi misma, y si se trata de ayudar al planeta no está nada mal ¿no?

El caso es que con el paso del tiempo una que otra cosita he ido aprendiendo a poner en práctica y por mucho que sienta que abrir la tienda ha sido mi auto salvación, todavía me queda mucho por aprender y por cambiar.

Aquí te dejo una lista de prácticas (básicas y fundamentales) que te ayudarán a desplastificarte. Son prácticas simples que requieren un mínimo de compromiso, pero vale la pena aplicarlas si quieres ir sacando el plástico de tu vida:

1. Evita las bolsas plásticas: parece obvio, pero no solo me refiero a llevar tu bolsa de tela o carro de compra, hablo de las bolsitas de las verduras.

Si vas agarrar 2 pimientos, 3 limones y 2 patatas, no necesitas 3 bolsitas para poner cada verdura por separado; al final todo es comida y nada pasa con que una verdura toque a la otra. También puedes perfectamente llevarlo suelto y sobretodo, llevar tus bolsitas de tela, ¡yo lo hago! simplemente pongo las pegatinas con suficiente separación en la bolsa para que me lo puedan cobrar con facilidad. Esto también lo puedes hacer con la bolsa plástica en caso de que no puedas prescindir de ella. Ah, y si compras en fruterías o mercadillos también te libras de las pegatinas y de paso apoyas al comercio local.

2. Evita los envases plásticos: trata de elegir una opción que sea más sostenible como vidrio, papel o cartón, e incluso aluminio ¿Por qué? el reciclaje del plástico es bastante limitado, lo que significa que ese envase, muy probablemente acabará en un vertedero o flotando en medio del mar.

3. Prefiere los envases grandes: si hay algún producto en particular del cual no puedas prescindir comprarlo empacado, entonces prefiere los envases grandes. Tiende a salir más económico (relación cantidad-precio) y así estarás ahorrando varios recipientes. Digamos que dentro de lo malo, es menos malo.

4. Come más frutas y verduras: además de ser ricas y llenísimas de todas las vitaminas y nutrientes que tu cuerpo necesita, también vienen con su empaque natural, en serio, ¡la naturaleza es sabia! y si no me crees, fíjate por ejemplo en un plátano (banano o cambur) lo brillantemente diseñado que está para mantenerse bien protegido y que luego sea tan fácil de comer.

Las frutas y verduras son productos que se puede comprar muy fácilmente libres de empaque, sobretodo en fruterías o mercadillos locales. Y si quieres ir un pasito más allá, ser vegetariano o vegano es una excelente forma de  reducir no solo los plásticos que generamos, sino en general la huella de carbono. El planeta y los animales ¡lo agradecen! (y tu salud también).

5. Ten tu propio huerto urbano: sé que no es una opción factible para todos, pero quizás podrías comenzar tu huerto con hierbas como perejil, cilantro o albahaca, son aptas para ventanas y a penas requieren cuidados. Te aseguro que van bien con casi cualquier plato, y es casi imposible conseguirlas sin empaques plásticos. Ah, y así  también las puedes comer más frescas que nunca.

6. Cocina tus platos desde cero: es más sano, tienes total control de los ingredientes, es increíblemente satisfactorio y hasta sabe más rico saber que lo hiciste tú misma. Y claro, la inmensa mayoría de los platos ya listos y la comida procesada, viene con un montón de empaques (y aditivos feos)… bolsitas plásticas, bandejas, film transparente… así que ¿para qué comprar si tú lo puedes hacer? Ah, y esto aplica a muchos más productos además de la comida… pasta dental, jabón, desodorante, enjuague bucal, productos de limpieza, cremas… además de que al ser hecho por ti segurísimo estarán libres de crueldad animal. ¡Ventajas por todos lados!

7. Házte amiga del compostaje: así es, puede que suene complicado pero la verdad es que tener un compostero es muy fácil ¡las lombrices son grandes aliadas! y lo único que piden a cambio son restos orgánicos, un poco de humedad, y un espacio suficientemente fresco a cambio de un compost de excelente calidad que luego podrás usar para mimar tus plantas. Y como si fuera poco, saber que todos esos restos orgánicos no pararán en un vertedero sino que vuelven a la tierra, ¡como debería de ser siempre!

Estos son solo algunos tips, pero hay mucho, muchísimo más que puedes hacer.

Ayer justamente se hizo viral la noticia de una ballena nariz de espada que encontraron varada en Noruega y que luego tuvieron que sacrificar. Tenía en su estómago 30 bolsas plásticas y otros residuos plásticos… Lamentablemente es culpa de nosotros y de lo que se ha venido haciendo durante lo últimos 30 años.

Pero aún estamos a tiempo de cambiar y dar marcha atrás ¿cómo? cambiando nuestros hábitos y la forma en qué consumimos, siendo consumidores y ciudadanos responsables. No es decir que quieres cambiar esto o lo otro, no es achacárselo a alguien más, es involucrarse activamente y ponerlo en práctica, pero sobretodo, ser congruente: lo que pienso es igual a lo que digo, lo que digo es igual a lo que hago  y lo que hago es igual a lo que pienso.

Incluso, si no lo has hecho, te invito a leer la entrevista a Recoge la Bolsa, que es una muestra de cómo una sola persona puede generar un cambio y que todos somos responsables del cambio…

¿Qué esperas? Si te importa el medio ambiente y el futuro ¡DESPLASTIFÍCATE! y ayuda a que más personas a que hagan lo mismo : )

Deja un comentario