Animales
Cómo ayudar a un pajarito

Algo que me asombró un poco la primavera pasada acá en Calahorra, fue la cantidad de pajaritos muertos, al principio creí que sería algún gato u otro depredador haciendo de las suyas, ya luego al ver las cáscaras entendí que se trataba de pajaritos bebés que caían de sus nidos.

Yo amo la naturaleza y los animales, me encanta sentarme a verlos, jugar con ellos, darles comida, cuidarlos y aprender de ellos. Por eso, el año pasado me puse a investigar un poco sobre qué hacer, y sin duda, creo que es de esas cosas que vale la pena saber y así estar listo para ayudar y saber cómo actuar cuando haga falta.

Ya estamos en primavera, comienzan a subir las temperaturas, todo empieza a florecer y es el momento perfecto para el apareamiento y nacimiento de animales en su hábitat natural.

En esta época, los pájaros comienzan a hacer sus nidos y antes del verano, nuevos pajaritos comenzarán a salir del cascarón. Supongo que quizás por el viento, muchos caen de su nido y quizás también por la torpeza jugando entre ellos. Es por eso que se ven pajaritos muertos y cáscaras rotas en el suelo, pero también hay algunos pajaritos que se quedan en medio de la calle o de la acera porque aún no saben volar. Cuando eso pasa están expuestos a muchos peligros, que los atropelle un coche, que los agarre un perro, que se los coma un gato o incluso que alguien los pise.

¿Lo bueno? podemos ayudarles! 🙂

¿Cómo?

Lo primero, es tratar de identificar el tipo de pájaro y así poder actuar según sea conveniente. La forma más fácil de hacer esto es fijarse un poco en el entorno y características básicas.

Existen pájaros precociales y altriciales (y subcategorías de cada uno):

Los precociales son los que hacen sus nidos en la tierra, como las gallinas, patos, codornices, gansos, etc. Cuando nacen tienen algunas plumas que parecen pelusitas, tienen los ojos abiertos y el mismo día ya se mueven con facilidad y comen solos.

Mientras que los altriciales hacen sus nidos en árboles, nacen sin plumas, con los ojos cerrados, dependen completamente de sus padres para ser alimentados  y están completamente indefensos.

Obviamente, este tipo de pájaro es más común de encontrar “abandonado” por haber caído del nido. Un pajarito bebé nunca es abandonado por sus padres, al contrario, al notar su ausencia irán a buscarlo.

De ser posible, también es bueno conocer el tipo de pájaro para proveerlo de una alimentación adecuada. Hay pájaros granívoros, frugívoros, insectívoros y nectarívoros (colibríes).

Dependiendo de la edad del pajarito, serán los cuidados que requiera, lo más importante es ayudarle cómo se pueda antes de que alguien lo pise, o de que se lo coma un gato y evitar que pase frío o hambre. Los primeros días de vida son cruciales por ser tan frágiles e indefensos.

¿Cómo saber su edad o etapa de vida?

1. “Dentro de cascarón”, dura sus primeros tres días de vida:

Durante esta etapa, cada cuidado es vital. A menos que veas el nido ahí mismo, y puedas volver a poner al pajarito, lo mejor será llevártelo a casa para socorrerlo.

Necesitan mantenerse calentitos y ser alimentados continuamente. Se le puede hacer un nido con una caja de zapatos, ponerle telas (recomendable porque se pueden lavar fácilmente) para acurrucarse y una lámpara que le brinde calor, a forma de incubadora. Incluso es recomendable poner un termómetro para tener un mejor control de la temperatura, 35ºC a 38ºC es un buen rango de temperatura para ellos.

Ahora, la parte más complicada: deben ser alimentados ¡cada hora! Según leí, idealmente con semillas pero no todo tipo de semillas, deben estar blandas… así que para simplificar un poco, otra opción es con pienso de perros o incluso avena, es INDISPENSABLE humedecerla para queda bien blandita y entonces se les puede dar con una pinza. Se acerca la comida hacia el pico del pajarito y por instinto y hambre, el pajarito debe abrir el pico y entonces hay que ayudarle un poco y así comenzará a tragar hasta que quede satisfecho. En su hábitat, los pájaros alimentan a sus hijos solo con luz de día, recomiendan seguir esta práctica, además de que da varias horas para descansar… al pajarito y al cuidador jajaja.

2. A la semana de vida, están sin plumitas (menos en la barriga) y comienza a asomarse el primer plumaje:

Se siguen las mismas recomendaciones anteriores, pero ya no es necesario tanto control de temperatura. Basta con fijarse en el pajarito… si jadea es que tiene calor y si está frío al tocarlo, obvio que tiene frío.

3. A las dos semanas ya tienen los ojos bien abiertos y con bastantes plumas:

Si puedes ver de qué árbol cayó, trata de volverlo a poner por ahí mismo en una rama donde no esté muy expuesto a corrientes de aire y que no pueda volverse a caer con facilidad. Así sus padres podrán encontrarle fácilmente y alimentarlo.

En caso de que no sea posible y que la mejor opción sea llevártelo, lo mejor es ponerlo en una jaulita (no expuesto a corrientes de aire, ni ventanas) y seguir la alimentación de las primeras etapas. También recomiendan comenzar a darle comida más natural de su entorno como serían algunos bichitos: gusanos, grillos, lombrices. Algunas tiendas de animales o de pesca sí que las venden, sino, pues te tocará buscar un poco por la tierra en algún parque o jardín.

4. A las tres semanas ya están cubiertos de plumas. Comienzan a ser más activos, dando saltitos y aleteando en su nido:

Según entiendo, lo más común es que se caigan del nido a esta edad y es que claro, comienzan a moverse más y a ser más aventureros jaja.

Si vemos que no hay ningún peligro cerca, lo mejor es dejarlo ahí mismo y sus padres irán a “rescatarlo” en cuanto lo escuchen. Si está amenazado por alguna circunstancia, la primera opción (siempre que sea posible) sería ponerlo en una rama del árbol del cual cayó o meterlo en una cajita abierta que lo proteja más pero que permita a sus padres el poder buscarlo. Y como última opción, llevarle a casa bajo los cuidados anteriores.

5. De las cuatro a las seis semanas, son capaces de volar y de abandonar el nido:

Es esta etapa, se cumplen las mismas recomendaciones anteriores pero hay unos ligeros cambios. En caso de tener que llevarlo a casa, habrá que ponerlo en una jaula grande, esto es muy muy importante, porque el pajarito está en edad de aprender a volar y va a estar abriendo sus alas y dando brinquitos de forma continua. Si no tiene suficiente espacio, se va a lastimar sus alitas.

En cuanto a la alimentación, se le puede seguir poniendo pienso húmedo o avena y también se le pueden dar migas de pan y semillas dentro de una tacita donde él mismo se pueda alimentar. Necesitará también una tacita con agua y habrá que ponerle algunos bichitos como los que nombré antes, junto con el resto de la comida. Otra cosa importante de hacer, es que cuando esté oscureciendo, puedes mover la jaula cerca de una luz brillante para atraer insectos voladores y así el pajarito comenzará a cazar sus propios insectos y aprenderá a alimentarse por si mismo.

Rescatar a un pájaro bebé es ayudarle a crecer y dejarle su libertad

Tener a un animal enjaulado y sin la libertad de poder disfrutar de su entorno natural e instintos, es crueldad ¡así de simple!

Si un pajarito cae de su nido y necesita de tu ayuda inminente, claro ¡ayúdale! pero sobretodo, permítele tener una vida normal para su especie. Bríndale los cuidados necesarios acorde a su etapa de vida, con alimentación similar a la de su hábitat natural, y una vez que sea lo suficientemente grande y fuerte, lo mejor es poner su jaula afuera y dejar la puerta abierta, así podrá escuchar y comunicarse con otros pájaros. Cuando esté listo, dejará la jaula y volará por cuenta propia hacia su nueva vida.

Toma en cuenta también, que si sale de su jaula, lo mejor es no quitar ni la jaula ni la comida por varios días (incluso semanas, según se vea si el pájaro vuelve o no). Ahora tiene que acostumbrarse a su nueva vida, vivir e interactuar con otros pájaros, refugiarse y cazar su propia comida.

Así que ya sabes, si vives en un zona donde esto tienda a ocurrir: ve con los ojos bien abiertos, procura ayudar, pero de forma desinteresada y en pro del bienestar de los animales.

Como anécdota, te puedo contar que cuando tenía 11 años, mi papá trajo a casa dos loros y dos pericos (Cara Sucia), los rescató de unos nidos que se habían caído de un árbol que estaban talando cerca de donde él trabajaba. Eran muy pequeñitos y no tenían plumas, los dejó a mi cuidado, y puedo decir de todo corazón que “criarlos”, fue una de las experiencias más bonitas de mi vida.

Y tú ¿has rescatado algún ave u otro animal? ¿alguna historia de animales que quieras compartir? ¡Cuéntamelo en los comentarios! 🙂

4 Comentarios

  • Roo

    5 octubre, 2017

    Hola te cuento que rescate Diagamos un pajarito que segun Leo su desarolllo esta en la primera semana. Para esta Epoca solo q el año pasado ennla viga de Mi garage hizo otra ave su nido y cuando quise sacar ese nido ya habia2 Caido el tercer pajarito, frustrada y triste Paso el tiempo. Antes de Ayer escuche desde la otra viga (derecha) 6 m de distancia el sonido de aves bbs ..y recorde las caidas del año anterior cuando fui a abrir a mi marido me doy con que Paso de Nuevo Cayo un bb desde esa altura a la cual no sobrevivio..subi y baje el otro pichon pero lo puse en una Maseta vacia plastica junto con paja y demas cosas del nido q habitaba xq no sabia donde poner ni como alimentar x Su extrema fragilidad…lo puse abajo de Su nido esperando q su mama lo viera y diera de comer… pero fui recien y Su madre salia del Viejo nido o sea no lo vio… ahora q leo segurie los pasos y ojala logre q un Ser Tan diminuto, fragil y dependiente de su padre logre sobrevivir … deseenme suerte

    Responder

    Responder
    • MARiANA

      24 octubre, 2017

      ¡Mucho éxito Roo! lo mejor que se puede hacer es intentarlo, espero que mi entrada te sirva. Ya me contarás 🙂

      Responder
  • Natalia

    8 abril, 2017

    Hola Mariana, me encanta es post!
    En mi casa es mi chico el que se dedica a cuidar los pajaritos que nos encotramos en primavera. Hemos tenido de varias especies, aunque sobre todo (por la zona donde estamos) golondrinas.
    Recojemos los que nos encontramos caidos de los nidos o eridos, los alimentamos y luego los liberamos. Para las peques, es una gran experiencia, ayudan con las preparaciones, y disfrutan cuando los liberamos.
    A nosotros lo que mejor nos sirve para alimentarlos es una mezcla que hacemos con pienso de perro hidratado, y huevo duro, todo triturado. Aviso huele muy mal!!!
    Aunque a veces estan muy mal y no conseguimos sacarlos adelante. Un dato, en Tres Cantos (Madrid) hay un Centro de Recuperación de Animales Silvestres. En una ocacion nos encontramos un pajarito que estaba muy mal y se lo llevamos a ellos. Os paso el link, por si encontrais un pajarito y no podeis cuidarlo.
    Este es el link: http://www.madrid.org/cs/Satellite?c=CM_012_FA&cid=1142656258319&language=es&noMostrarML=true&pageid=1331802501682&pagename=PortalCiudadano%2FCM_012_FA%2FPCIU_ficha012&vest=1331802501643

    Responder
    • MARiANA

      3 septiembre, 2017

      Qué bonita Natalia! debe ser una experiencia muy linda para la familia. Tomo nota de tus recomendaciones que nunca vienen mal 🙂

      Responder

Deja un comentario