Alternativas
¿Bidé o papel higiénico?

Quizás te parezca un poco raro que escriba sobre esto, la gente no tiende a hablar mucho sobre higiene íntima pero no tiene por qué ser un tema tabú y menos cuando tiene un impacto ambiental.

¿Bidé o papel higiénico? he ahí el dilema…

Hablemos primero del bidé, a nivel de aseo personal no creo que se pueda discutir el hecho de que este es la mejor opción. Bien sea usando solo agua o añadiendo jabón, el bidé permite una limpieza más profunda, y diría también que más delicada… el agua no es áspera… si entiendes a lo que me refiero.

Es una buena opción para aquellas personas que por diferentes motivos van al baño con más frecuencia, para quienes hayan tenido cirugías en esas áreas y presumo también que debe ser mejor para mujeres que recién hayan dado a luz. Bueno, y también es muy útil para lavarse los pies, pero eso es tema aparte.

Por su lado, el papel higiénico (por muy bueno que sea) tiende a dejar residuos en nuestras partes íntimas y puede irritar la piel, a todos nos ha pasado ¿no?

En lo que se refiere al impacto ambiental, me atrevo a decir que ¡también gana el bidé! ¿por qué? Pues toma en cuenta que el papel higiénico requiere de mucha celulosa para ser producido (árboles) aunque existen muchas marcas que lo fabrican a partir de papel reciclado, su proceso de fabricación también requiere agua y como todo proceso industrial también consume recursos energéticos. Se usan químicos tóxicos que contaminan los cauces de agua, todo esto sumado al empaque, que aunque no siempre es así, el factor común es que venga en bolsas plásticas y claro, no olvidemos la huella de carbono proveniente del transporte.

Para que te hagas una idea de lo complejo que es el proceso de fabricación del papel higiénico, aquí te dejo dos videos que explican todo el proceso:

Además de todo esto el papel higiénico es claramente un residuo, bien sea que lo tires con el resto de tu basura doméstica (no es recomendable por la cantidad y tipo de bacterias que contiene) o directamente en el inodoro.

Por su lado, el bidé consume únicamente agua (lo ideal es usar a consciencia), mientras que el papel higiénico requiere también de agua para ser producido (mucha más de la que cada uno de nosotros usaríamos para limpiarnos) además del resto de los recursos.

Yo soy totalmente pro-bidé… lo considero más higiénico y más sostenible. En casa tenemos uno y sí que lo usamos pero no de forma exclusiva. En verano se usa mucho más porque ¡es rico sentirse limpio y fresquito! mientras que en invierno usamos más papel higiénico, y esto se debe a que en esa época del año el agua está más fría y obviamente no provoca quedarse helado allá abajo jeje, y no nos parece que valga la pena gastar más energía en calentar el agua.

Pero sin duda, si viviera en un lugar de clima cálido durante todo el año, podría prescindir totalmente del papel higiénico.

Y tú ¿tienes bidé? ¿con cuál de las dos opciones te quedas? Te espero en los comentarios…

Un Comentario

  • Inés

    21 octubre, 2016

    Totalmente de acuerdo con el uso del bidé. Tengo amigas que han hecho reforma en sus casas y lo han eliminado del cuarto de baño para tener más espacio. Yo no puedo vivir sin él. Lo uso a diario e incluso en invierno; la limpieza se hace más rápida y no se nota el fresquito.

    Responder

Deja un comentario