Residuo 0
10 cosas que reuso (y tú también puedes hacerlo)

A veces mis paseos con Nico (mi perro) se vuelven un poco introspectivos, le doy vueltas a la cabeza, se me vienen ideas y me pongo a pensar en toda clase de temas. Ayer justamente meditaba en mi cabecita sobre cómo han cambiado o mejorado mis hábitos de vida, específicamente lo que corresponde a mis residuos y las cosas que reuso.

Tal vez sonará un poco tonto o quizás obvio porque para tener una vida más sostenible es necesario reducir y reusar, pero la verdad es que cuando lo aplicamos de forma tan rutinaria hasta convertirlo en hábito, creo que llega un punto en que nos olvidamos de qué no siempre actuábamos de esa forma.

La verdad me gustó mucho llegar a esa línea de pensamiento, porque me hizo darme cuenta de todas las cosas que podemos cambiar si nos lo proponemos y actuamos.

Total que hice una lista mental de las cosas que más reuso y terminó siendo algo así:

1. Botellita, la mía es de acero inoxidable y la tengo desde el 2007, es mi fiel compañera… duerme junto a mi cama y va conmigo a todos lados. El año pasado me compré otra que mantiene la temperatura y ¡me encanta! la he usado para llevar batidos de fruta y sopas en invierno ¡incluso puedes almacenar helado!

Mis botellitas

2. Bolsas de tela, me complace decir que no he gastado ni un céntimo en ellas (aunque lo veo como una buena inversión), las que tengo han sido hechas por mi, readaptadas (nueva R jeje) de otros usos, recogidas de la calle o regalos.

Mis bolsas de tela

3. Papel de hornear, reusarlo puede sonar un poco extraño pero no lo es. Para preparar ciertas cosas es necesario o útil, pero lo cierto es que el papel puede aguantar mucho más de un uso. Yo lo voy lavando y lo dejo secar al aire, lo reuso hasta que se quiebra tanto que se rompe en mis manos, y cuando eso pasa: ¡al compostero!

4. Recipientes de vidrio, si compro algo envasado me aseguro de que venga en recipiente de vidrio y luego ¡ninguno se tira! todos los conservamos y los reusamos. Puede parecer exagerado pero toma en cuenta que en esta casa guardamos casi todo en vidrio, desde la pasta dental hasta las sobras de comida. Incluso nuestros amigos y familia suelen darnos algunos recipientes, nosotros les devolvemos el favor regalándoles salsa pesto casera, y claro… ¡almacenada en uno de esos recipientes!

Recipientes de vidrio

5. Servilletas de tela, cada quien tiene la suya y hay un par extra para visitas. Las lavamos semanalmente.

6. Comida (pieles y cáscaras), con los restos de las verduras hacemos caldo casero, y las pieles de las frutas también las reusamos: los cítricos en general para limpiadores, ambientadores, salsas, como espesante para mermeladas… con la cáscara de la piña hacemos jugo, con la cáscara del plátano hacemos té para abonar las plantas y así con muchas otras cosas.

7. Paños de muselina, son las telas que David usaba para hacer ciertos tipo de queso, yo los uso para envolver bocadillos.

Paños de muselina

8. Ropa, nuestra ropa es mayormente de segunda mano y a medida que se va gastando va pasando por el “departamento de remendando” (es decir, ¡yo!)… lo que usualmente significa: coser huequitos, hacerla más pequeña, teñirla, ponerle parches…

9. Discos de algodón, la verdad es que como yo no me pongo naaaaada de maquillaje, no se usan mucho, pero sí que los tenemos para cuando hacen falta. Se usan más que todo para limpiarle los oídos a Nico y luego: ¡a la lavadora! Los hice con una mini toalla vieja que por cierto también recogí hace un par de años.

Discos de algodón

10. Cepillo de dientes, cuando usábamos cepillos plásticos, terminaban junto con las esponjas para limpiar baños y engrasar las bicis. Desde que usamos cepillos de bambú, guardamos los palitos más que todo para sujetar matitas de nuestro huerto urbano.

Ah, y un adicional que estoy recordando ahora…

+ Tiras depilatorias de algodón, no te sorprenderá saber que es producto de un DIY, ya que antes de recoger mis vellitos encerados cumplían función de pañuelo, hasta que llegué yo con mis tijeras y les asigné nueva labor, la cual cumplen ¡de maravilla! Después de cada uso solo es necesario darles un buen enjuague con agua caliente, dejarlas secar al aire y ¡listas para un nuevo uso!

Tiras depilatorias de algodón

Y tú, ¿qué cosas reusas? ¿qué te parece mi lista? ¿añadirías algo más?

6 Comentarios

  • yuli

    3 octubre, 2016

    Me encantó, yo uso los botesitos de yogur para mis plantitas, y las latas y barriles de puntura como maceteras.

    Responder
    • MARiANA

      11 octubre, 2016

      ¡Genial! y es que si vemos a nuestro alrededor hay mucho que se puede reducir y reciclar. No hace falta comprar algo para una función específica cuando tenemos tantos desechos aún utilizables 😉

      Responder
  • Khristina

    14 junio, 2016

    ¡Me encantó el artículo, Mariana! Yo también reutilizó las botellas, los botes de cristal, las bolsas (de papel y de tela), e incluso el papel de horno, pero creo que éste último me dura menos que a ti haha El cepillo de bambú a mí me va fenomenal, y también estoy muy contenta con los discos desmaquillantes que improvisé con una toalla vieja ^^ Otras cosas que reutilizo es el aceite de coco (para hacer oil-pulling, como crema hidratante, como desmaquillante…), las pajitas metálicas, los pañuelos de tela (¡adiós a los kleenex!) y los palillos chinos : ) ¡Un besazo!

    Responder
    • MARiANA

      27 junio, 2016

      ¡Gracias Khristina! 🙂 claro… los pañuelos y sobretodo los palillos chinos, se me había olvidado ¡yo también los reutilizo!, mi hermano siempre carga un par en su mochila y le han salvado la vida (bueno, las comidas :P) durante sus viajes ¡Un abrazo!

      Responder
  • Caru

    10 junio, 2016

    Hola mariana, me ha encantado este post. Sobre todo el de las tiras de depilación y el del papel de hornear que nunca había caído. Por cierto re haces tú tu propia cera para depilar? Yo voy a un sitio donde me hacen el Sugarwax y luego he visto que se puede hacer muy fácil en casa!

    Responder
    • MARiANA

      11 junio, 2016

      ¡Hola Caru! Sí, yo hago mi propia cera, debe ser lo mismo que el Sugarwax, en verdad es muy fácil de hacer y de aplicar. Yo lo hago porque dije que no vuelvo a comprar más afeitadores y sobretodo, porque sin importar qué use, con la afeitada se me irrita HORRIBLE la piel, prefiero quedarme toda peluda jeje

      Responder

Deja un comentario